Respiración diafragmática – Guía completa

Quien respira bien, puede cantar bien, o podríamos decir, quien canta bien es porque aprendió a respirar bien y a usar todo su mecanismo de apoyo para alcanzar un soporte ideal.

Todos hemos escuchado que un cantante debe usar su «diafragma para cantar», casi como un mandato y la mayoría que lo dice no tiene idea de qué se trata realmente esta frase.

Incluso personas que nunca han tomado una clase de canto antes han oído que hay una forma correcta de respirar es «respirar con el diafragma» y que es esencial para cantar bien, pero no entienden por qué.

Lamentablemente, el mecanismo apropiado de respiración en gran parte sigue siendo un misterio tanto para el cantante sin entrenamiento como para el cantante en formación.

«Respira con el diafragma» y «proyecta tu sonido sosteniendo el tono» son frases que a menudo se usan con poco cuidado por los profesores de canto.

Se asume que el estudiante entenderá instantáneamente lo que estas extrañas sugerencias significan y que será capaz de aplicarlas con éxito a su canto. Se asume igualmente que el mismo profesor de canto entiende estas expresiones y sabe cómo transmitir su significado a sus alumnos.

La verdad es que no todos los profesores tienen un buen dominio de lo que implica un buen manejo de la respiración, tampoco, de su gran importancia en el canto y por esa razón no pueden ayudar a sus estudiantes, a menos que sea por pura coincidencia.

Ahora bien, me gustaría dar un tip a aquellos cantantes que están tratando de entender cómo sostener adecuadamente sus voces mientras cantan: no todos los profesores lo entienden ellos mismos, y no todos los instructores de canto enseñan buenos métodos o seguros – por qué violan el funcionamiento natural del cuerpo y no producen resultados deseables.

En este artículo, también describiré algunos métodos mal comprendidos de manejar la respiración y explicaré por qué estas técnicas son antinaturales para el cuerpo, poco saludables e ineficaces.

Beneficios adicionales de respirar bien

Las buenas habilidades de manejo de la respiración son demasiado importantes para no tomar en cuenta, si un cantante espera poder sonar genial y cantar con habilidad.

Entender cómo el manejo de la respiración impacta positiva o negativamente en varios elementos de la calidad de la voz puede ayudar a que un buen soporte respiratorio parezca más lógico y ventajoso.

Los resultados de una técnica respiratoria adecuada pueden incluir beneficios como:

  • Mejor control sobre la respiración y por lo tanto sobre la calidad del tono de la voz
  • Uso eficiente del aire (aliento) que resulta en menos cantidad necesaria de aire en el tono
  • Mejora en la capacidad de sostener notas por períodos considerablemente más largos y cantar frases más largas
  • Mayor capacidad pulmonar y resistencia física
  • Aumento natural (no forzado) en el volumen
  • Mejor resistencia o aguante en general
  • Tensión minimizada en el pecho, hombros, cuello y cara
  • Menos presión sobre los pliegues vocales
  • Mejor oxigenación de todo el cuerpo.

La Fisiología detrás de respirar bien

La respiración es una acción regulada por el sistema nervioso autónomo, que trabaja para mantener la homeostasis, o sea el equilibrio corporal que nos mantiene con vida.

En el caso de la respiración, ayuda a regular la entrada adecuada de oxígeno y el equilibrio de dióxido de carbono en tu cuerpo.

El diafragma, que es una plataforma de músculo y tendón que se extiende a través de la parte inferior de la caja torácica, responde a varias señales del sistema nervioso.

Cuando inhalamos, los músculos del diafragma se contraen: se acortan y se tensan, y el diafragma se mueve hacia abajo en el cuerpo.

Cómo funciona la respiración

A medida que el diafragma se deprime, crea un vacío en los pulmones y el aire se precipita para llenar ese vacío. Durante la exhalación, el diafragma se relaja y se eleva, y el volumen pulmonar disminuye, creando una diferencia de presión positiva, y el aire se precipita hacia afuera.

El aire expulsado de los pulmones sube por la tráquea (tubo respiratorio) y sale por la nariz o la boca. (Cuando el aire encuentra resistencia a nivel laríngeo, es decir, cuando los pliegues vocales se aproximan, se produce el sonido o la voz).

El control de la respiración

La mayoría de las acciones del sistema nervioso autónomo, como la frecuencia respiratoria, la frecuencia cardíaca, la digestión, la salivación, la sudoración, la dilatación de las pupilas, la micción y la excitación sexual, son involuntarias, se realizan sin que las podamos controlar, pero interesantemente algunas, incluyendo la respiración, funcionan en conjunto con las funciones de la mente consciente.

O sea que como cantantes no solo podemos, sino debemos controlar activamente nuestra respiración, deteniéndola y reiniciándola a voluntad, eligiendo cuánto aire inhalaremos o exhalaremos en una respiración determinada o decidiendo con qué rapidez o lentitud realizaremos cada fase del ciclo respiratorio, por ejemplo.

Esto hace posible que desarrollemos activamente nuestras habilidades respiratorias y las mejoremos para la duración extendida y la intensidad de las tareas de canto (en comparación con las tareas del habla). Las diversas dinámicas y demandas del canto hacen que el desarrollo de la técnica y las habilidades de manejo de la respiración sean absolutamente necesarios.

¿Cómo es relevante el mecanismo fisiológico de la respiración para los cantantes?

Esencialmente, la respiración alimenta la voz. El mecanismo respiratorio es el «motor» de la voz, proporcionando energía al tono y la capacidad de sostener pasajes o notas. Sin el diafragma y los músculos circundantes que apoyan su trabajo (hay treinta y seis músculos que se utilizan en la respiración para cantar), el aire no puede entrar ni salir de los pulmones. Sin la expulsión de aire de los pulmones que se mueve hacia arriba y hacia afuera del cuerpo a través del sistema de tubos en nuestro pecho, cuello y cabeza, los pliegues vocales no pueden vibrar. (Es el aire que pasa entre los pliegues vocales cerrados lo que los hace oscilar y zumbar). Sin la vibración de los pliegues vocales, no se produce sonido, o voz.

Cantar y hablar no son más que respirar el ruido hecho en la «caja de voz», o laringe. (Para obtener más información sobre el mecanismo fisiológico de la respiración, lea Anatomía de la voz). Sin embargo, cómo abordamos la respiración, las técnicas que usamos o aplicamos, marca una diferencia significativa en la calidad y habilidad de esa voz.

También es importante tener en cuenta que, en la pedagogía vocal, «respirar con el diafragma» y «respirar con el vientre» no se consideran sinónimos.

La técnica de soporte respiratorio que se conoce ampliamente como «respiración diafragmática» (cuando se ejecuta correctamente) no debe confundirse con la «respiración abdominal».

A diferencia de la «respiración abdominal», la «respiración con el diafragma» no implica empujar o forzar la expulsión de aire, y es el método natural, correcto, seguro y suave de soportar el tono del canto, aceptado internacionalmente.

Todos respiramos con el diafrágma desde que nacemos

Es importante tener en cuenta que el diafragma está involucrado en toda respiración, por lo que el uso de la expresión «respiración diafragmática» es casi innecesario.

Por estas razones, los cantantes y profesores podrían servirse mejor utilizando los términos «gestión de la respiración» o «apoyo«, en su lugar.

En cualquier caso, el diafragma, con ayuda de los músculos intercostales (espalda) y abdominales, generalmente se considera el órgano principal de la respiración, es por eso que los bebés tienen una potencia vocal impresionante.

Lo que sucede y que lo he explicado otras veces es que tenemos que «desaprender» vicios vocales que hemos adoptado en nuestra niñez o adolescencia.

El movimiento del diafragma desencadena una cadena de reacciones que se producen en los pulmones, la laringe y la boca o la nariz.

Una vez más, son realmente los músculos que apoyan el trabajo del diafragma (los intercostales participan principalmente en la inhalación y los abdominales en la exhalación) los que son el foco del entrenamiento de un cantante en el manejo efectivo de la respiración.

Por lo tanto, la «respiración diafragmática», aunque es un término vago, no debe descartarse por completo.

En la mayoría de los casos en que alguien está utilizando la expresión «respirar con el diafragma», parece entenderse que la expansión del área justo debajo del diafragma y el uso de los músculos abdominales es lo que se necesita para respaldar la voz cantada.

Muchas personas tienden a pensar en la respiración diafragmática como algo único para el canto; como una habilidad especial que se les debe enseñar, en lugar de la forma natural en que funciona el cuerpo.

Sin embargo, el hecho es que nacemos sabiendo cómo respirar correctamente, y nadie tiene que enseñarnos cómo hacerlo cuando salimos del vientre materno.

Los vientres de los bebés dormidos suben y bajan sin esfuerzo, sin tensión ni movimiento en sus pechos y hombros.

Las partes de sus cuerpos que apoyan su respiración trabajan en coordinación y sincronía sin esfuerzo. Incluso la respiración de los adultos es correcta cuando están relajados o dormidos y no intentan controlarla activamente.

El cuerpo sabe naturalmente qué hacer y cómo hacerlo, incluso cuando nuestra necesidad de oxígeno es mayor debido al aumento de la actividad física o en respuesta a los aumentos de adrenalina (como cuando tenemos miedo).

El hecho de que la «respiración diafragmática» sea natural e ideal es la razón por la cual se hace tanto énfasis en «respirar con el diafragma» mientras se canta.

Respirar de esta manera natural, o al menos usar este mecanismo natural como punto de partida y luego aprender a mejorarlo para las demandas prolongadas del canto, permite regular nuestro flujo de aire, y es correcto ya sea que estemos cantando, haciendo ejercicio, hablando o viendo televisión. La respiración adecuada para el canto no es solo un truco o una habilidad especializada que los cantantes deben aprender.

Es un producto del funcionamiento natural del cuerpo humano. En otras palabras, es cómo nuestros cuerpos están diseñados para inhalar y exhalar aire.

Al respirar para cantar, el mecanismo de la respiración no es una aberración del mecanismo de la técnica respiratoria utilizada por el cuerpo durante otras actividades.

También es importante tener en cuenta que, en la pedagogía vocal, «respirar con el diafragma» y «respirar con el vientre» no se consideran sinónimos.

La técnica de soporte respiratorio que se conoce ampliamente como «respiración diafragmática» (cuando se ejecuta correctamente) no debe confundirse con la «respiración abdominal». A diferencia de la «respiración abdominal», la «respiración con el diafragma» no implica empujar o forzar la expulsión de aire, y es el método natural, correcto, seguro y suave de soportar el tono del canto, aceptado internacionalmente.

Respiración Abdominal Vs. Respiración Diafragmática

La respiración diafragmática no debe confundirse con la riesgosa técnica conocida como «respiración abdominal», en donde expandimos todas las áreas del torso, hasta la pelvis, y luego usan una fuerza muscular excesiva mientras se exhala.

Esta técnica defectuosa puede reforzarse por maestros que instruyen a sus alumnos a expandir toda su zona abdominal hasta la región hipogástrica (pélvica y abdominal inferior) en lugar de solo el área epigástrica: el área entre la parte inferior del esternón y el ombligo que se extiende hacia afuera hasta la parte inferior de las costillas en cada lado.

Esta técnica en particular, llamada Bauchaussenstütz, tiene sus orígenes en la escuela alemana de canto.

Algunos profesores desinformados harán que sus alumnos coloquen las manos debajo del ombligo cuando practican sus ejercicios de respiración o cantan. La suposición incorrecta es a menudo que una mayor expansión del torso inferior significa un diafragma más bajo, lo que crea más espacio en los pulmones y, por lo tanto, más capacidad para el aire.

Luego, se hace creer al estudiante que empujar hacia arriba y hacia adentro con los músculos abdominales al exhalar (es decir, durante la fonación o el canto) permite salir más aire de los pulmones, creando así más volumen vocal o «poder» vocal.

Por supuesto, estas suposiciones no se basan ni en la lógica ni en hechos científicos. El diafragma no se ubica en las regiones umbilical e hipogástrica del cuerpo, y es el área sobre, no debajo, del ombligo la que debe expandirse y contraerse durante la inhalación y la exhalación.

Forzar la salida del aire rápidamente a menudo conduce a tonos oprimidos o respirados, que carecen de equilibrio resonante, tienen volumen y variación dinámica limitados, son potencialmente dañinos para los pliegues vocales y no regulan el flujo de aire de manera eficiente.

Además, empujar hacia abajo sobre el abdomen hace que las costillas se muevan hacia adentro y el esternón caiga.

El volumen pulmonar disminuirá porque se reduce el contacto de la musculatura abdominal con las costillas inferiores.

La respiración abdominal es, por lo tanto, una forma ineficiente e insalubre de abordar la respiración para cantar y no debe considerarse un método viable para lograr un buen soporte.

Respiración Clavicular (Pecho) Respiración Dorsal

Hay muchos cantantes que permiten que sus hombreras y clavículas se eleven al respirar. Este es el tipo de respiración al que solemos recurrir cuando suspiramos o cuando estamos sin aliento y deseamos llenar rápidamente nuestros pulmones con más aire, algo que se ha denominado «el aliento del agotamiento».

Este método de respiración causa desplazamiento del pecho, colapso del esternón y pérdida de contacto entre los grupos musculares del torso superior e inferior. (Permitir que solo se expandan las costillas y que los pulmones permanezcan altos a medida que se inflan no solo evita que los lóbulos inferiores de los pulmones se

llenen y bajen, sino que también dificulta que los músculos que apoyan la respiración hagan su trabajo.

Los músculos que ayudan a tirar del diafragma hacia abajo durante la inhalación y los que lo mueven hacia arriba durante la exhalación deben trabajar en conjunto con el diafragma para promover la entrada y salida óptimas del aire.

Estos músculos no son tan eficientes por sí solos). También es ruidoso y laborioso, y da como resultado tasas altas de emisión de aliento.

Debe haber un desplazamiento mínimo del pecho durante la inhalación (incluida la renovación del aliento) y durante la fonación.

La caja torácica no debe colapsarse al final de cada frase. Aunque la parte superior del cuerpo no debe permanecer rígida, debe conservar su posición «noble» durante todo el ciclo respiratorio.

Llenar el tanque o inhalar muy profundo

En una maniobra preventiva para evitar quedarse sin aliento, muchos cantantes inhalarán tanto aire como sea posible, sin tener en cuenta la longitud o la dinámica de la frase o nota que seguirá a la renovación del aliento.

Este tipo de respiración a menudo conduce a un «hacinamiento» de los pulmones y a una rápida expulsión del aliento.

(Estos mismos cantantes suelen ser respiradores «claviculares», que jadean en busca de aire entre frases para expulsar el aire «viciado» restante e inhalar aire «fresco», como si hubieran estado conteniendo la respiración bajo el agua durante mucho tiempo y estuvieran saliendo a la superficie).

No hay necesidad de que un cantante inhale más profundamente de lo necesario para la tarea vocal que seguirá inmediatamente a la renovación del aliento.

‘Llenar el tanque’ para frases largas conduce a problemas como tensiones en todo el cuerpo debido al desplazamiento del pecho y el colapso de la caja torácica, forzamiento, respiración ruidosa, agarrar o retener el aliento antes de la siguiente frase.

La respiración jadeante y la rápida entrada de aire entre frases también pueden provocar hiperventilación, mareos y vértigo.

Las renovaciones silenciosas del aliento, respirando lentamente y en silencio por la nariz, a menudo son útiles porque inducen relajación del tracto vocal y enseñan al estudiante a dosificar el gesto inspiratorio, ya que lleva más tiempo llenar los pulmones hasta la capacidad cuando se inhala por la nariz.

Además, ayudan a minimizar el desplazamiento del pecho.

El mismo tipo de renovación silenciosa y relajada del aliento luego se puede aprender al respirar por la boca, ya sea rápido o lento. (Más sobre el desarrollo de un buen ritmo respiratorio se puede encontrar en la sección Ejercicios de respiración en la segunda página de este artículo).

El Apoyo

El apoyo, del verbo italiano appoggiare, que significa «apoyarse», «estar en contacto con» o «sostener», es una técnica respiratoria aprendida que implica retardar el ascenso del diafragma para un mejor control de la respiración, lo que resulta en la elongación del ciclo respiratorio durante el canto.

Implica una acción concertada sobre el movimiento del diafragma por los músculos del tórax (pecho) y la pared abdominal (el transverso abdominal, el oblicuo interno, el oblicuo externo y el recto abdominal, aunque en menor medida), e implica obtener un mejor control sobre el mecanismo respiratorio a través del entrenamiento de los músculos, y permite al cantante dosificar la respiración de manera más eficiente.

Es importante tener en cuenta que el apoyo, si bien requiere mucho más control que el necesario durante las actividades normales y requiere alguna coordinación y entrenamiento adicionales, es una extensión del proceso respiratorio natural, no un sustituto de él. Se considera la ruta principal para el manejo de la respiración dentro de la comunidad internacional de canto clásico.

Durante el habla normal, la caja torácica se derrumba al exhalar.

El apoyo intenta evitar este colapso reteniendo la postura inspiratoria elevada de la caja torácica y el esternón: el hueso plano y largo ubicado en el centro del tórax (pecho), que se conecta a las costillas a través del cartílago, formando la caja torácica con ellas.

La técnica retarda el ascenso del diafragma, lo que ayuda a controlar la respiración. Aprender a ganar control sobre los músculos de la pared abdominal lateral ofrece un verdadero soporte respiratorio.

El apoyo implica elevar el esternón antes de la inhalación, haciendo todos los esfuerzos respiratorios conscientes con los oblicuos internos y externos y el transverso del abdomen, luego manteniendo el esternón arriba y no permitiendo que el pecho retroceda al reponer el suministro de aire.

(A veces se denomina «inhalación lateral»). Uno de los métodos para lograr esta postura ideal de esternón elevado implica levantar ambos brazos por encima de la cabeza (el esternón se eleva naturalmente cuando los brazos están en esta posición), suspender, pero no retener, la respiración con el sistema muscular inspiratorio, luego bajar los brazos mientras se exhala lentamente sin bajar el esternón.

Asumir la posición de García, con las palmas orientadas hacia afuera y una encima de la otra en el sacro, no en la parte baja de la espalda, lo que podría hacer que la espalda se «arquee» y se vuelva demasiado arqueada, mientras se vocaliza también puede alentar la apertura de la pared torácica con el esternón elevado.

Si se aplica apropiadamente, simular la postura de retención del aliento puede minimizar la presión subglótica. En la inspiración, la presión subglótica está en su nivel más bajo y el volumen pulmonar en su máximo.

El descenso del diafragma y la ampliación de las costillas inferiores hacen que las dimensiones de la cavidad torácica aumenten tanto en longitud como en anchura. Debido a su increíble elasticidad, todo el árbol respiratorio se estira hacia abajo con el descenso del diafragma, permitiendo una mayor capacidad pulmonar, ya que ahora se pueden llenar los lóbulos inferiores de los pulmones.

(Empujar hacia arriba con la pared abdominal y forzar el diafragma hacia arriba comprime los pulmones y disminuye su capacidad).

Permanecer en la posición de inhalación inicial da al cantante la sensación de «cantar con el gesto de inhalación» en lugar de con el de la exhalación, lo que retrasa la salida del aliento y, a su vez, retrasa el regreso a la presión atmosférica y minimiza la presión subglótica del aire acumulado.

Al cantar (así como en el idioma italiano en sí), el término «apoyo» tiene tanto un componente pasivo como una connotación activa, y puede variar con los diferentes enfoques técnicos.

Para algunos cantantes, la presión del flujo de aire se convierte en un sistema autosuficiente por el cual el cantante siente la presión del aliento en el cuerpo como una influencia de estabilidad.

El diafragma permanece relajado y es actuado en lugar de estar activo.

Otros, sin embargo, podrían decir que empujan conscientemente contra la presión del aliento. De esa manera, están tratando activamente de encontrar algo en qué «apoyarse».

(Encuentro que muchos de mis estudiantes inicialmente experimentan la última sensación, en la que son más conscientes de la sensación de presión en sus músculos abdominales, laterales y de la espalda, y luego comienzan a encontrar la técnica más fácil, más natural y más beneficiosa con el tiempo a medida que sus músculos se fortalecen y se coordinan mejor con lo que está sucediendo en sus laringes).

La inhalación debe ir acompañada de una sensación de expansión o «plenitud» en el área epigástrica, así como de una sensación de expansión de las costillas inferiores. Esta expansión de las costillas es causada por la contracción de los músculos intercostales externos y debe sentirse durante cualquier inhalación sustancial.

Además de la expansión en la base de las costillas, se puede sentir en el frente y los costados del torso, entre la décima costilla y la cresta de la ilíaca (cara superior del hueso de la cadera) y en la espalda en las costillas undécima y duodécima.

Cuanto más amplia sea la apertura de las costillas y más tiempo se pueda mantener esta expansión, mayor será la presión hidrostática hacia abajo y mayor la tracción contra la elevación del diafragma. La expansión abdominal lateral finalmente igualará o incluso excederá la expansión de la parte frontal del abdomen cuando se desarrolle y aplique el sistema de apoyo. En consecuencia, esta expansión de las costillas es el efecto que suele ser más notorio para el cantante.

En la cumbre de la inhalación, cuando el cantante está respirando profunda y lentamente y el torso inferior se ha expandido lateral, dorsal y frontalmente, probablemente también sienta una sensación de «suspensión», en la que parece que la voz se sienta o descansa sobre algo, o una sensación de «flotabilidad». Cuando comience a cantar, se debe mantener esta misma sensación durante el tiempo que sea cómodo, con el esternón aún elevado, el área epigástrica aún cómodamente «llena» y las costillas inferiores expandidas.

Los músculos abdominales deben estar relajados, y el cantante encontrará que la exhalación necesaria se producirá sin que el cantante tenga que preocuparse demasiado por la acción de los músculos en el área abdominal.

A medida que llegue a aproximadamente el último tercio del aliento exhalado, el área epigástrica se moverá naturalmente un poco hacia adentro, pero debe intentar mantener las costillas inferiores en una posición tan externa como sea posible, sin empujar los músculos hacia afuera o hacia abajo.

Esta es una respuesta aprendida que ayudará a retardar el ascenso del diafragma o evitar su ascenso prematuro.

Esta expansión de las costillas inferiores y la «plenitud» epigástrica que, a su vez, crean la sensación de suspensión inspiratoria, es el «apoyo».

Al principio, puede parecer que no estás obteniendo suficiente aire, especialmente si estás acostumbrado a hiperextender los músculos de soporte y luego empujarlos hacia arriba y hacia adentro mientras cantas, pero pronto descubrirás que tu suministro de aire es de hecho suficiente para completar tus tareas de canto, incluso frases largas, porque el diafragma está subiendo lentamente y dosificando la salida del aire para que dure la duración de las tareas.

Te volverás más fuerte y más hábil para controlar y mantener esta acción de las costillas inferiores.

Adquirir la técnica de respiración de apoyo proporciona al cantante un suministro de aire más prolongado y confiable (porque el aire saliente se dosifica pragmáticamente para satisfacer los requisitos de las frases extendidas, independientemente de la tesitura o el nivel dinámico), mayor estabilidad del tono (porque el tono se ve enormemente afectado por la constancia del flujo de aire del cantante), ejecución más fácil de grandes intervalos, mayor agilidad, incluida mayor claridad, precisión y velocidad al cantar pasajes técnicamente desafiantes, y un mejor control de la respiración al cantar muy suave o en voz baja. El apoyo garantiza que no haya un flujo de aire excesivo (porque la mayor parte del aliento saliente se convierte en tono por la laringe que vibra de manera eficiente) ni demasiada resistencia por parte de los pliegues vocales al aire saliente (la lotta vocale).

¿Qué pasa cuando una mujer está embarazada y necesita apoyo correcto?

Según cómo lleve el embarazo una mujer, este puede afectar cómo una cantante mujer soporta su voz, tanto al hablar como al cantar.

De hecho, el embarazo puede presentar la única «excusa» legítima para volver a la respiración torácica o dorsal superior porque el tamaño del útero y el bebé por nacer pueden dificultar, si no imposibilitar, el movimiento libre del diafragma y el abdomen, especialmente si la mujer está «alta» y el fondo (parte superior) de su útero está ejerciendo presión sobre el diafragma y el estómago.

(Una mujer que está «baja», por otro lado, puede descubrir que puede continuar empleando las mismas técnicas de manejo de la respiración durante todo su embarazo).

Además, el músculo recto abdominal (músculo abdominal principal) típicamente se separa más tarde en el embarazo para dejar más espacio para el crecimiento del bebé, lo que puede crear desafíos de soporte, especialmente posparto.

Además, las hormonas del embarazo pueden causar falta de aliento severa, así como hinchazón de los capilares de los pliegues vocales, lo que puede plantear más problemas para soportar el tono.

Para obtener más información sobre los desafíos únicos que enfrentan las cantantes embarazadas, así como consejos prácticos para lidiar con esos desafíos, lea Cantar embarazada.

Desarrollar mejores habilidades y manejo de la respiración

Aconsejo a los estudiantes de canto que no tengan prisa por aumentar la duración de las frases o notas sostenidas, y los animo a que adopten un enfoque más gradual para desarrollar habilidades superiores de manejo de la respiración.

Prefiero que los estudiantes desarrollen su fuerza gradualmente aumentando sistemáticamente la dificultad de los ejercicios vocales (por ejemplo, aumentando la duración de las frases cantadas, escalas y notas sostenidas, alargando progresivamente sus lecciones, disminuyendo la cantidad de descansos o pausas tomadas entre o durante los ejercicios, etc.).

Aunque los ejercicios destinados a fortalecer directamente los músculos de la respiración pueden, y posiblemente deben, asignarse a estudiantes individuales que necesitan un poco de ayuda para encontrar la coordinación o sincronización entre sus «motores» (el sistema de manejo de la respiración) y sus «vibradores» (sus laringes), estos ejercicios siempre deben enseñarse en contexto.

Se debe ofrecer al estudiante una razón para el ejercicio asignado y una explicación de por qué o cómo es relevante para el canto.

Estos ejercicios nunca deben involucrar el uso antinatural de los músculos de soporte, o el uso de ellos de maneras que no beneficiarán al estudiante en su manejo de la respiración (por ejemplo, el cantante debe poder «traducir» las acciones de los músculos de soporte durante estos ejercicios en acciones de los mismos grupos musculares durante el canto, o aplicarlos directamente a su respiración durante el canto).

Ejercicios Básicos de respiración

A continuación se presentan algunos ejercicios básicos de respiración que puede probar por su cuenta, así como algunos consejos generales.

Con estos ejercicios sugeridos, no intento ocupar el lugar de un profesor de canto «en vivo y en persona» que puede brindarle conocimiento, comentarios y orientación experta.

Un buen instructor vocal ayudará a un estudiante a tomar conciencia de su respiración y aprender cómo usarla y sacarle el máximo provecho. Simplemente ofrezco algunos consejos para comenzar a aplicar la técnica de respiración natural y mejorada a su canto y hablar.

También he incluido una lista de ejercicios que comúnmente asignan los maestros o sugieren en los foros de Internet pero que no son ejercicios útiles o seguros.

No soy un firme defensor de los ejercicios y técnicas de respiración que obligan al cantante a realizar cualquier acción que sea antinatural, o que viole el funcionamiento natural del cuerpo, y ciertamente ninguna que pueda causar tensión muscular o ejercer una fuerza excesiva sobre los pliegues vocales durante la fonación.

En algún momento durante su entrenamiento, un cantante espera descubrir un equilibrio efectivo entre esfuerzo y facilidad, y encontrará que emplear técnicas de respiración mejoradas requiere poco esfuerzo una vez que se ha logrado el dominio de las habilidades.

Más consejos sobre cómo mejorar la respiración para cantar se pueden encontrar en Consejos para practicar canto: una guía práctica para el desarrollo vocal.

Construir un «core» fuerte

Fortalecer los músculos abdominales y de la espalda fuera del entrenamiento vocal y antes de él puede ser beneficioso para un cantante, recordemos que muchos cantantes desarrollan problemas en la espalda baja y dolores musculares por la falta de fortalecimiento de esas áreas.

Si los músculos que soportan el mecanismo respiratorio están bien tonificados, es probable que el cantante encuentre menos problemas de soporte más adelante.

Los entrenamientos estilo Pilates que se enfocan en fortalecer el núcleo del cuerpo son excelentes para los cantantes.

(Nota: para las mujeres posparto, estos tipos de ejercicios están contraindicados porque pueden empeorar la separación entre el músculo abdominal principal, el recto abdominal, que normalmente ocurre durante el embarazo, dejando los músculos estirados y más laxos. Para las cantantes con este problema, se deben usar otros ejercicios para reconstruir la fuerza abdominal y de la espalda).

Sin embargo, tener músculos fuertes no se traduce automáticamente en una respiración y canto coordinados. Los tipos de contracciones musculares que se requieren durante los ejercicios abdominales típicos o los entrenamientos no reflejan precisamente las acciones de esos mismos músculos durante la respiración y el canto.

(Por ejemplo, en ninguna otra actividad el ascenso del diafragma se retrasa y la última parte del ciclo respiratorio se alarga intencionalmente a través del mantenimiento de la postura inspiratoria inicial).

Sin embargo, tener músculos principales fuertes coloca al cantante en condiciones de tener la fuerza suficiente para aprender a usar los músculos para soportar el tono. Si no son lo suficientemente fuertes, entonces es posible que tengan más dificultades para intentar usarlos de una manera nueva o exigente.

(Si alguna vez te has encontrado en una situación en la que tus músculos abdominales y de la espalda han perdido su fuerza, por ejemplo, después del embarazo, cesáreas u otras cirugías abdominales, enfermedad prolongada, etc., serías muy consciente de la diferencia entre cómo el canto está suficientemente apoyado por músculos fuertes y cómo está insuficientemente apoyado por músculos débiles).

Fortalece los músculos del cuerpo primero, luego aprende a usarlos de maneras específicas más tarde.

En un canto bien apoyado, existe un equilibrio complejo entre relajación y antagonismo entre los diversos grupos musculares que apoyan la respiración. Respirar para cantar requiere relajación.

Los cantantes no pueden soportar bien sus voces mientras hay exceso de tensión en sus cuerpos, o si están tratando de forzar su respiración de formas antinaturales. Sin embargo, es imposible relajar completamente el torso durante la inhalación (para que el diafragma pueda descender).

Los músculos están involucrados y están trabajando, por lo que hay cierta contracción muscular, especialmente en la espalda. Sin embargo, debe haber una sensación de «falta de tensión» que debe acompañar una respiración bien coordinada.

VOCALIZACION

No debe sentir que los músculos se esfuerzan por expandirse o contraerse.

Si eres lo suficientemente fuerte y coordinado, es posible que seas consciente de que están trabajando, pero ese trabajo será fácil, como levantar algo muy liviano.

Desarrollar fuerza muscular hace que el trabajo de respirar y soportar el tono de canto sea más fácil. Si eres débil, tendrás que trabajar mucho más para producir los mismos resultados, si puedes, pero te cansarás más fácilmente.

En el mantenimiento del apoyo, los músculos deben tener un tremendo control para evitar el ascenso prematuro del diafragma y mantener el flujo de aire constante y consistente.

Los músculos débiles a veces se contraen o tiemblan cuando se les exige mucho trabajo, lo que significa que el diafragma subirá a un ritmo inconsistente y el aire que sale de los pulmones también será inestable, lo que llevará a un tono inestable y una tasa de vibración irregular.

Pulmones Fuertes y Saludables: Consejos para cantantes

También es beneficioso para el cantante lograr una buena salud cardiovascular. Un corazón fuerte asegura que el cuerpo esté bien oxigenado, y pulmones saludables permiten al cantante respirar con claridad y maximizar la capacidad pulmonar.

Por supuesto, se debe evitar cualquier cosa que pueda dañar la salud cardíaca y pulmonar o afecte su capacidad de funcionar de manera óptima, como fumar o la exposición al humo de segunda mano.

Por favor jamás fumes vape, es aún peor que los cigarrillos.

¿Quieres acabar con tu voz? Fuma.

Ejercicios de respiración 2

Usar manos y espejos para ver tu postura y poder corregirla:

Un primer ejercicio para ayudar a evaluar si está respirando correctamente implica extender ambas manos como si estuviera usando mitones (es decir, los dedos juntos pero los pulgares separados), luego colocar los dedos sobre el abdomen superior justo debajo de donde se unen las costillas (apuntando hacia adelante y hacia el centro del cuerpo) y posicionar los pulgares (apuntando hacia atrás) en las costillas inferiores.

Esto es justo debajo de donde se encuentra el diafragma.

Respira hondo y muy lentamente mientras hace un pequeño ruido de «viento» y sientas que tus manos se mueven hacia adentro y hacia afuera con cada respiración.

Mantente relajado.

Hacer un poco de ruido audible al respirar, no silbar, a veces es una fuente de comentarios secundarios útil para algunos estudiantes porque les permite escuchar su respiración y aumentar su conciencia de ella a medida que entra y sale de sus cuerpos.

Luego, pueden conectarlo con las acciones que sienten en sus abdominales, costillas inferiores y espaldas.

También tiende a fomentar una respiración más profunda y menos inhibida. Asegúrese siempre, sin embargo, de que no esté haciendo un ruido o gesto de suspiro (por ejemplo, levantando los hombros y expandiendo y colapsando la caja torácica), ya que esto causará tensiones y no producirá buenas relaciones entre el cuerpo y la laringe.

Debe sentir la expansión de la región epigástrica, el área entre la parte inferior del esternón y el ombligo que se extiende hacia afuera hasta la parte inferior de las costillas a cada lado, mientras inhala. (He escuchado a algunos maestros describir esta sensación o estado como «gordo y lleno»).

El movimiento de las costillas inferiores puede ser muy sutil y un poco difícil de detectar al principio.

Si sus manos no se mueven notablemente hacia adentro y hacia afuera, es probable que no esté usando sus músculos de soporte correctamente, o no está inhalando tan profunda y completamente como debería.

Sin embargo, no intente forzar la expansión de la pared abdominal.

Empujar la pared abdominal hacia abajo y hacia afuera genera tensiones en el tronco inferior, generando también acción esfinteriana a nivel laríngeo, lo que resulta en una fonación oprimida.

También hace que las costillas se muevan hacia adentro y que el esternón caiga, y reduce el contacto de la musculatura abdominal con las costillas undécima y duodécima en el área dorsal baja.

Estas acciones disminuyen el volumen pulmonar y contribuyen a la tasa de aumento de la presión subglótica. Deje que el movimiento sea natural y cómodo.

Este ejercicio se realiza más eficazmente frente a un espejo porque la retroalimentación visual es particularmente útil.

Tu pecho y hombros no deben elevarse al respirar. Aunque puede haber algún movimiento sutil como resultado de que los pulmones se llenan y se expanden, debe haber un desplazamiento mínimo del pecho y la caja torácica no debe colapsarse entre respiraciones.

Respira hondo y siente que los músculos de la espalda y el abdomen «apoyan» los movimientos del diafragma.

Atento a cualquier tensión que pueda estar acumulándose en su mandíbula, cuello o pecho.

La respiración también se puede monitorear desde una posición supina. Un cantante puede acostarse boca arriba y observar o sentir con las manos los movimientos naturales de la pared abdominal durante la inhalación y la exhalación. (Como advierto a continuación, sin embargo, colocar un objeto como un libro en el abdomen para ayudar a observar el movimiento no es aconsejable).

Si está respirando correctamente durante estos ejercicios y si realmente está conectando todo por primera vez, debería sentir que sus músculos intercostales (los músculos que envuelven su caja torácica, entre las propias costillas) están trabajando duro y se sentirán un poco cansados, al igual que sus otros músculos cuando se usan mucho, se usan de nuevas maneras o reciben un buen entrenamiento.

(Esto no debe confundirse con la «respiración intercostal», que se cree ampliamente que es menos eficiente en términos de manejo de la respiración).

No los sentirá trabajando duro durante el habla y la actividad normal porque su cuerpo no requiere tanto aire para lograr estas tareas, por lo que no necesitan expandirse y contraerse tan rápido, tan completa o tanto tiempo como lo hacen cuando estás cantando.

Eventualmente, se volverán más fuertes, y respirar correctamente mientras cantas se volverá más fácil y natural.

Cuanto más fuertes se vuelvan estos músculos (así como los otros músculos involucrados en la respiración), mejor «apoyada» estará tu respiración, asumiendo que puedas lograr la sincronización entre estos músculos de soporte y tu laringe, y serás más eficiente en el uso de tu respiración durante el canto.

Renovaciones de aliento silenciosas:

Con el tiempo, se debe practicar la respiración silenciosa, ya que se requieren renovaciones de aliento silenciosas durante las tareas de canto.

Respirar por la nariz es una buena solución para los cantantes que respiran ruidosamente o que no pueden respirar lo suficientemente bajo en el cuerpo debido a un tracto vocal mal preparado.

Respirar por la nariz reduce la velocidad a la que el cantante puede llenar sus pulmones hasta la capacidad, lo que permite al cantante mantener el gesto de inhalación durante más tiempo.

Dado que durante la respiración nasal la laringe y el cuerpo de la lengua descienden ligeramente, y los músculos cigomáticos elevan la fascia de la región de la mejilla, elevando así el velo, se induce relajación del tracto vocal.

En otras palabras, esta inhalación más lenta posiciona idealmente el tracto vocal, la laringe y la musculatura de la pared abdominal. (Ver Ritmo respiratorio, a continuación).

«Respirar la voz»:

Para comprender mejor la conexión entre la respiración y la voz, a veces es útil exhalar mientras se vocaliza o fona. Inhale, sintiendo el movimiento del abdomen superior y las costillas inferiores, y luego exhale mientras dice «Ahhh». (Este sonido debe tener una duración de dos a tres segundos).

Hacia el final de la exhalación, cambie solo a respiración (sin «Ah») y sienta el aire salir rápidamente de su cuerpo.

Respira tu voz. Siente cómo el cuerpo apoya la respiración y la acción del diafragma, haya o no sonido producido a nivel laríngeo.

Siente cómo todo el ejercicio sucede en un flujo continuo de respiración.

Maniobra de Farinelli (y una variación):

Un ejercicio de respiración que acerca al estudiante a la técnica de apoyo implica aprender a mantener el diafragma (y el vientre y las costillas inferiores) distendidos durante todo el ciclo respiratorio, como si el cantante todavía estuviera inhalando durante la exhalación.

(Este concepto centenario expresado por grandes maestros del pasado como Giovanni Battista Lamperti, a veces se parafrasea «cantar con el gesto de inhalación»).

Ganar un mejor control sobre los músculos y el diafragma puede ayudar a ralentizar la velocidad a la que se agota el aire, lo cual es ideal para situaciones en las que se deben sostener notas, especialmente notas altas, durante varios compases, o durante coloratura o pasajes vocales prolongados.

Inhala profunda y rápidamente, luego suspende (pero no «retengas») esa respiración mientras mantienes el abdomen y las costillas inferiores en la posición «externa» de la inhalación durante tres segundos.

Aumenta esto a cuatro y luego a cinco segundos una vez que sea más fuerte y tengas un mejor control.

Exhala lentamente, permitiendo que la pared abdominal vuelva a su posición de reposo interna al final de la exhalación. Una vez que hayas dominado mantener el diafragma bajo mientras suspende la respiración, intenta mantenerlo en la misma posición mientras exhala muy lentamente.

Hacer que los músculos que apoyan la respiración trabajen más duro de esta manera puede aumentar la resistencia y la fuerza, permitiéndole un mejor control y uso de su flujo de aire.

(Esta es una variación más simple del ejercicio Farinelli descrito a continuación, porque la fase de inhalación del ciclo respiratorio es más rápida).

Cuando este ejercicio se vuelva más fácil, comienza a desarrollar el control sobre todos los aspectos del ciclo respiratorio y a aumentar el tiempo que puede mantener la posición inicial de inhalación.

Primero, ritme lentamente la inhalación silenciosa durante cuatro segundos. Permanezca en la posición inspirada durante cuatro segundos, sin inhalar ni exhalar ni contener la respiración, lo que incita tensiones laríngeas y abdominales, y producirá un cierre glótico excesivamente firme e impedirá la fonación de flujo durante el canto.

Finalmente, exhale en silencio y uniformemente durante cuatro segundos, permitiendo gradual y lentamente que el diafragma se eleve y regrese a su posición de «reposo» solo cerca del final del ciclo respiratorio.

Aumente gradualmente el tiempo dedicado a cada uno de estos tres pasos hasta contar diez: treinta segundos en total.

(Este ejercicio se conoce como maniobra o ejercicio de Farinelli).

Repita este proceso regularmente varias veces al día. (Se puede practicar fácilmente e inadvertidamente en el automóvil, en el autobús, mientras está sentado en un escritorio de trabajo o en un aula, etc.)

Ten cuidado de no empujar el aire al final del ciclo respiratorio, especialmente en un esfuerzo por deshacerse del aire «viejo» y reponer rápidamente los pulmones con aire «fresco».

En otras palabras, ten cuidado de no permitir que llegue al punto en que sienta que se ha quedado completamente sin aire y debe jadear para respirar.

Las renovaciones de aliento deben ser relajadas, tranquilas y bien dosificadas.

Ritmo respiratorio: El ritmo respiratorio es una práctica que los cantantes deben perfeccionar durante las tareas de canto si esperan poder regular su aire de manera eficiente.

En el ritmo respiratorio, el cantante aprende a igualar la cantidad de aire inhalado durante las renovaciones de aliento con la cantidad de aire necesario para la tarea vocal que sigue de inmediato y también evita una respiración irregular a lo largo de todo el ciclo respiratorio, desde la inhalación hasta la expulsión de aire durante la fonación, respirando a intervalos regulares.

Esto significa que, con el tiempo, el cantante aprenderá a no «jadear por aire» durante las renovaciones de aliento rápidas, a no «llenar el tanque» o retener el aliento antes de la siguiente frase, o a usar más aire del necesario para la tarea vocal dada. Los inicios respiratorios también mejorarán.

Se deben intentar ejercicios rítmicos de ritmo respiratorio en un rango cómodo. Por ejemplo, a un tempo moderado, cante medidas de inicio de corcheas, tomando un respiro silencioso (una corchea de descanso) ya sea por la boca o por la nariz después de cada nota.

Cada compás o dos de corcheas puede concluir con una nota sostenida breve. Con notas de tan corta duración y renovaciones de aliento que ocurren con tanta frecuencia, el cantante debe tener cuidado de no inhalar demasiado profundamente, o comenzará a sentirse mareado o hiperventilar.

Se puede alterar el tempo del ejercicio y la duración de las notas individuales, y el ritmo se puede acortar o alargar para corresponder a los intervalos de descanso entre frases.

Con el tiempo, el cantante aprende a inhalar niveles de aire más apropiados para la frase que seguirá y aprende a respirar a intervalos más regulares mientras canta. El objetivo es lograr control y firmeza sobre el ciclo respiratorio y una sensación de calma y relajación en cómo el cantante se prepara para cantar una frase.

Aplicación: Una vez que estés respirando con el mecanismo correcto, descubra cómo su respiración está conectada con su voz, cómo la alimenta, aplicándola a su canto.

Cante una sola línea de una canción simple, prestando especial atención a todos los aspectos de su respiración. Inhale en silencio y solo tome el aire suficiente para completar cómodamente la frase y sostener el tono sin sentir que se queda sin aliento al final. Luego cante dos líneas de la canción en sucesión, asegurándose de dosificar su respiración y hacer coincidir sus niveles de aire con las frases. No empuje el aliento rápidamente, y no retenga la energía del aliento. Mantenga su respiración constante y controlada. A medida que desarrolle sus habilidades técnicas, aumente gradualmente el nivel de dificultad de las canciones que canta. Practique dosificar su respiración.

Ejercicios populares a evitar

Ejercicio uno:

Un ejercicio que algunos instructores piden a sus estudiantes que prueben implica acostarse y colocar un grueso libro en sus pechos.

La premisa es que acostarse en el piso fomenta la relajación y permite que el cuerpo esté lo suficientemente quieto como para que el movimiento en la región diafragmática sea más fácil de detectar, y el libro hace que el movimiento del diafragma sea más pronunciado.

Los estudiantes reciben comentarios sobre la corrección o incorrección de su respiración observando el movimiento del libro.

Si el libro se mueve arriba y abajo, entonces el cantante está respirando del pecho en lugar de diafragmáticamente. (Recuerda que todo el movimiento del cuerpo mientras respira debe verse en el área abdominal blanda).

Este ejercicio, si bien es poco probable que sea dañino, fomenta el uso de peso o resistencia que no es natural. Es muy poco probable que un cantante se encuentre alguna vez en la incómoda posición de tener que cantar mientras tiene un peso estacionado en el pecho. Además, un cantante rara vez, si acaso alguna vez, se encuentra acostado durante las tareas de canto. Es mejor, en cambio, desarrollar la conexión y coordinación de maneras que imiten situaciones reales o normales de canto.

Ejercicio dos:

Para exagerar el movimiento del diafragma, algunos maestros desinformados piden a sus estudiantes que coloquen un libro pesado en sus estómagos en lugar de en sus pechos. Los estudiantes respiran hondo y observan el movimiento ascendente y descendente del libro para asegurarse de que el movimiento durante la respiración se origina en el diafragma. Si el libro no se mueve arriba y abajo con la respiración de los estudiantes, entonces los estudiantes están respirando del pecho en lugar del diafragma o no están respirando lo suficientemente profundo.

Sin embargo, no recomiendo especialmente esta variación del ejercicio, ya que corre el riesgo de tensionar los músculos de soporte, especialmente en cantantes y estudiantes nuevos que aún no han desarrollado buena fuerza y control de estos músculos.

Además, con un objeto que ejerce un peso y resistencia excesivos e innaturales sobre la parte del abdomen que debería expandirse libremente durante la respiración, los estudiantes se inclinan a expandir el área hipogástrica (pélvica y abdominal inferior) en lugar del área epigástrica o el pecho e intentarán usar otros grupos musculares para obligar al abdomen a moverse, lo que significa que no están aprendiendo a respirar correctamente.

Es mejor desarrollar estos músculos de manera suave y gradual, y siento que no es necesario ni seguro usar formas artificiales de resistencia, como libros, para fortalecer los músculos de soporte respiratorio.

Ejercicio tres:

Otro ejercicio que se cree que fortalece los músculos que apoyan la respiración (consulte Anatomía de la voz para obtener más información sobre qué grupos musculares ayudan en el manejo de la respiración) y ayuda al cantante a conectar el laringe con el cuerpo inferior implica exhalar con respiraciones rápidas y enérgicas.

Se supone que el cantante debe inhalar profunda y rápidamente, tomando tanto aire como pueda, lo más rápido que pueda, y luego empujar el aire de los pulmones en tres respiraciones estaccato (cortas y rápidas), usando la tercera respiración para expulsar rápidamente la mayor cantidad posible del aire restante.

(Piensa en un puño imaginario dando tres golpes consecutivos e imaginarios en el estómago, «sacando» un tercio del «viento» de usted con cada golpe en la tripa).

A menudo, al final de la respiración, se le pide al estudiante que succione el estómago hacia adentro en el lugar donde las costillas se unen en la parte delantera, o finja como si estuviera tirando del estómago hacia la columna vertebral.

El estudiante debe ver y sentir que el abdomen superior se mueve hacia adentro y hacia arriba dramáticamente con cada rápida exhalación, y pausar entre cada una de ellas. Se alienta al estudiante a observar que no está creando simplemente la ilusión de una exhalación enérgica haciendo ruidos solo con la boca en lugar de usar los músculos del diafragma para empujar enérgicamente el aire, lo que crea el sonido.

En otras palabras, las respiraciones estaccato deben originarse en los empujes breves, rápidos y enérgicos de los músculos del diafragma y sus músculos asociados.

Los problemas inherentes a este ejercicio son que no imita lo que sucede durante las tareas de canto porque un cantante no exhala en varios estallidos rápidos y que no entrena al cantante para mantener la posición inspiratoria inicial, para «cantar con el gesto de inhalación». En cambio, fomenta un ascenso rápido, enérgico e irregularmente espaciado del diafragma, que no es beneficioso para el cantante a largo plazo por muchas razones.

La rápida expulsión del aliento no tiene relación con el control de la respiración porque no entrena al cantante para dosificar el flujo de aire para las tareas de la literatura a cantar.

Si bien puede ayudar a fortalecer los músculos de soporte debido a las rápidas contracciones requeridas, como las utilizadas en abdominales y otros ejercicios de fortalecimiento del núcleo, un cantante nunca debe respirar con tanta fuerza, rapidez y desigualdad durante la fonación (canto o habla) ya que colocará demasiada presión de aire sobre los pliegues vocales y llevará a presionar y lesionar la voz.

También afectará negativamente la resistencia y la vibrancia (por ejemplo, la tasa de vibración).

Ejercicio cuatro:

Un ejercicio comúnmente enseñado por quienes enseñan técnicas de canto para el teatro emplea un estilo de respiración rítmica Lamaze que a veces se enseña en clases de parto.

Lamaze se desarrolló para permitir que las mujeres en trabajo de parto maximizaran el control que tienen sobre su respiración y entraran en patrones rítmicos que garantizarían que no contuvieran la respiración durante las contracciones o los empujes (permitiendo así que tanto la madre como el bebé mantuvieran buenos niveles de oxígeno), y para distraerlas y ayudarlas a manejar su dolor.

Desafortunadamente, este «jadeo» imita ni el ciclo respiratorio natural ni los patrones respiratorios aumentados asociados con un canto bien apoyado, y puede llevar fácilmente a la hiperventilación y mareos. No ayuda al cantante en el ritmo respiratorio.

La noción de que debe haber una emisión de aliento conscientemente inducida sobre los pliegues vocales para producir un tono cantado es falsa, y conduce al desarrollo y la enseñanza de ejercicios como los descritos anteriormente que hacen que un estudiante crea que si los músculos del abdomen no se mueven hacia adentro y hacia arriba energéticamente y notablemente durante la fonación, el tono no está bien soportado.

La distensión del abdomen y las costillas inferiores durante la inhalación puede ser mínima (especialmente cuando la frase es más corta, requiriendo menos aliento) y el movimiento hacia adentro y hacia arriba del diafragma y el abdomen sutil durante el canto bien apoyado.

También, la rigidez del mecanismo de soporte y la tensión a menudo sobrevienen cada vez que un cantante intenta controlar el proceso respiratorio directamente en el abdomen o la laringe. Incluso los músculos fuertes necesitan poder moverse libremente, ser flexibles, para que la rigidez no interfiera con la libertad del sonido.

La postura también afecta en gran medida la facilidad de la respiración. Una buena postura alinea la laringe y la caja torácica de manera que maximiza el espacio para la entrada y salida del aire.

Los hombros deben estar relajados y ligeramente hacia atrás, no elevados. La cabeza debe estar erguida pero no rígida, el mentón paralelo al piso (no demasiado alto ni demasiado bajo).

La espalda debe estar derecha pero no rígida. De pie, con los pies separados a la anchura de los hombros, las rodillas ligeramente flexionadas. Sentado, la columna vertebral larga, el peso dirigido ligeramente hacia los isquiones (los huesos sobre los que nos sentamos).

Una mala postura – los hombros encorvados, la cabeza y el cuello inclinados hacia adelante, la espalda encorvada o arqueada, las rodillas bloqueadas, la pelvis inclinada anterior o posteriormente – dificulta la respiración profunda y la coordinación entre la respiración y la fonación.

Desarrollando una consciencia de respiración correcta como cantantes

Ser consciente de la respiración y cómo se siente es esencial. Los cantantes deben estar familiarizados con la sensación de su ciclo respiratorio completo, y deben poder detectar tensiones en la mandíbula, cuello, hombros, espalda y abdomen.

Poner atención especial a la respiración durante las actividades cotidianas, además de durante el entrenamiento vocal, puede ser muy útil para desarrollar esta consciencia.

Hidratación: El agua es tu mejor aliado

La deshidratación dificulta que el cuerpo respire profundamente, e impacta negativamente la calidad vocal. Asegúrate de mantenerte bien hidratado para apoyar tus necesidades respiratorias y vocales.

Aumenta tu consumo de agua antes y durante el canto. Considera bebidas deportivas si transpiras mucho. Evita bebidas irritantes o deshidratantes como el café.

Conclusiones

En resumen, desarrollar una buena técnica de respiración para el canto requiere conocimiento anatómico, ejercicios dirigidos, observación en un espejo y ahora conciencia y familiaridad.

Existe una compleja coordinación entre varios músculos y el cuerpo en general que los cantantes deben dominar. Una técnica respiratoria sólida y habilidades de manejo del aliento son fundamentales para un rendimiento vocal hábil y la longevidad profesional.